Deportes

Francia elimina a la Portugal de Cristiano Ronaldo

Portugal y Francia no protagonizaron un duelo de férreas defensa, pero les faltó puntería. Por eso acabaron los 90 minutos con un 0-0 y tuvieron que irse al alargue y a los penaltis: la clasificación fue para los franceses en una tanda de penaltis alucinante, sin Mbappé y con un único cobro fallado.

Fue un arranque prudente, de examinarse en los primeros minutos, de dosificar el esfuerzo viendo cómo tantos partidos de esta competencia se han ido al alargue y, salvo el intento e Bruno a los 16, de pocas emociones en los arcos. Pero el segundo tiempo trajo el desahogo. Primero perdonó Bruno en una asistencia de lujo de Cancelo, quien puso un pase al vacío de tres dedos y su amigo entró al remate cruzado al que le faltaron centímetros para meterse. En la siguiente acción quedó bailando la pelota en el área cuando Bruno de nuevo intentaba y por muy poquito no había penalti contra Cristiano Ronaldo, quien merodeaba el arco de Francia.

Gracias al efecto Dembelé, recién ingresado por Griezmann, quien activó el ataque. Fue fenomenal el cierre de Díaz al pie de Kolo Muani cuando metió un remate fabuloso con destino a puerta y mejor el efecto en Mbappé, que se estrenaba con un remate elevado a los 73 pasando muy cerca del palo.

Para el alargue se iba encima Francia con nuevo intento de Grizmann, uno muy claro de Mbappé, una falta de Fofana que le daba a Cristiano ocasión de falla de nuevo. Para el sgundo tiempo del alarge Francia perdiá a Mbappé para una posible definición por penaltis. El chico se quitó la bada de capitán y se a dio a Kanté antes de sentarse en el banquillo con hielo en la cara.

Arrancaba la definición por penales el Primero fue Dembelé al cobro por Francia y convirtió, siguió Cristino y anotó, fue Fofana y también convirtió, igual que Bernardo Silva aunque le adivinaban, Koundé la clavó en el ángulo, pero el tan silbado Joao Felix lo estrelló en el palo y metió presión; fue Barcola a su turno y no falló y ya Nuno Mendes iba con la presión de convertir o llorar e hizo lo primero, fue turno para Theo Hernández convertía y clasificaba Francia a la semifinal.